Los movimientos asociativos contra la droga, en jaque