La playa de Bolonia ha aparecido llena de hidrocarburos