La Junta corrige a Verdemar: «Es una bacteria y no un vertido de hidrocarburos»