‘Tirón de orejas’ al Gobierno y a la Junta