La comarca lo tiene claro: «Sin tren no hay futuro»