La Guardia Civil lo tiene claro: primero fueron las narcolanchas y ahora le toca al combustible