El edificio del antiguo hospital, lugar para los okupas