Carta Abierta a la Ciudadanía: De urnas, sables y golpes de togas