Un campogibraltareño, dispuesto a salvar vidas