El (1-1) de la Balona sabe a poco