¡No somos más que nadie, pero tampoco menos!