Dos patrones se enfrentan a una pena de 24 años de cárcel por la muerte de cuatro inmigrantes