Destinos para digerir: Sanlúcar de Barrameda y los prolegómenos del Bréxit