La decisión de marcharse de Mané es «definitiva e irrevocable»