La plantilla de Acerinox decide su futuro