La plantilla de CEPSA Bioenergía exige unas condiciones «dignas