Un estudio permite adaptar el tráfico marítimo para evitar la colisión con cachalotes