Destinos para digerir: París y la gran asignatura pendiente de la transición española