El Algeciras, con hambre de victoria