Un año de protestas y sólo mil personas tras la pancarta: «Estamos perdiendo el tren»