La comarca calienta motores para defender una sanidad pública