Justicia y sanidad, dos talones de Aquiles