Ezequiel Martínez, un apasionado del movimiento ‘slow’ para parar el cambio climático