Verdemar culpa a los pescadores de caña de «ensuciar» el entorno