Los Castañas, en la cárcel