Arrojar basura en las cunetas, una mala costumbre cada vez más extendida