El alga invasora ha costado casi 150.000 euros al Ayuntamiento