El belén viviente de San Roque da vida al misterio de la Navidad