Especialistas de Quirón advierten que los estímulos de Navidad intensifican el trastorno de la compra compulsiva