No fumar, no beber y una alimentación saludable, las claves para evitar los reflujos