La borrasca Elsa obliga a parar terminales portuarias y a cancelar conexiones marítimas