Teresa destina parte de lo que le donó La Línea a comprar juguetes para los niños