El Polo químico de Tarragona vive su ‘particular’ Indorama