Críticas ecologistas

Verdemar: «Es necesario ganar terreno al hormigón»