La comarca se echa a la calle para defender su sanidad: «Nos están dejando morir»