Sólo dos de los 20 guardias civiles detenidos en 2019 siguen en prisión