El coronavirus cierra puertas del Municipal a la afición