El presidente de la Balona se planta: mejor suspender la Liga que jugar a puerta cerrada