Las autocaravanas acampan a sus anchas, incumpliendo las restricciones del Estado de Alarma