Algo más que Palabras: ‘En lo auténtico no puede haber tonalidades’