Pasa la noche en un cajero ante la falta de plazas en el albergue