Un paso fronterizo casi vacío