Los estibadores se defienden: «No hemos pedido ningún plus y las terminales están funcionando»