El puerto, termómetro económico