Aplausos y ‘caceroladas’