Dos meses de cierre impiden a las pymes arrancar su actividad con una campaña de rebajas