«No pedimos nada que sea ilógico»