Un año municipal de claros y oscuros