Más sanitarios, más cumplimientos