Las altas temperaturas pueden afectar al funcionamiento del cerebro